Archivo mensual: noviembre 2011

CELEBRACIÓN DE LA ASAMBLEA INFORMATIVA SOBRE LA IGLESIA DE SAN JUAN

En la noche del pasado domingo día 6 de Noviembre, tuvo lugar en las instalaciones del Centro Cultural Capitol, una asamblea informativa para exponer al pueblo de Arjona en general, la situación en que se encuentra el templo parroquial de San Juan Bautista.

Desde que empezaron los primeros problemas y se comenzaron las obras de demolición del tejado, por declararse el edificio en estado de ruina inminente, estuvimos informando del proceso de las mismas y anunciábamos que seguiríamos informando desde Portal Arjonero, de la evolución que estas obras habrían de llevar hasta la total restauración de la iglesia. Pero, desgraciadamente, las noticias que hemos de dar no son nada buenas, la emblemática iglesia de San Juan Bautista no tiene solución, o mejor dicho, sí tiene solución, como casi todo, pero desafortunadamente la solución no es viable, al menos por ahora.

A la asamblea del domingo, aparte de las personas que abarrotaron hasta casi la puerta de la calle del Cine Capitol, asistieron: D. Miguel José Cano López (párroco de Arjona), D. Antonio de Toro Codes, el arquitecto que desinteresadamente lleva dos años trabajando en este proyecto, D. Manuel Alfonso Galán, Ecónomo de la Diócesis de Jaén, en representación del obispado y D. Antonio Domínguez Garrido, arquitecto técnico, que junto al señor de Toro y con el mismo altruismo, está siguiendo cada paso de este proceso.

Tomó la palabra el párroco para dar la bienvenida a los asistentes y presentar a las personas que habían de intervenir, haciendo un rápido recorrido por todo este proceso de ruina de la iglesia de San Juan para posteriormente ceder la palabra a los técnicos que fueron los que hicieron el diagnóstico de los males que aquejan a la misma.

Comenzó el arquitecto, D. Antonio de Toro, diciendo que en principio comprendía, tras las noticias que ya habían corrido, lo compungido que se encontraba el pueblo de Arjona, ante la situación de ruina total de un templo tan emblemático en nuestro pueblo, que lo retrató como un gigante con los pies de barro, ya que ante esa apariencia de templo de aspecto catedralicio, sólo había un edificio frágil que, hasta que no se han descubierto sus males endémicos, no se ha podido valorar definitivamente la malísima situación en que se encuentra.

Tras numerosas mediciones y cálculos, ha llegado a la conclusión de que el equilibrio arquitectónico de su fábrica está fuera de toda lógica constructiva, con unas descompensaciones entre sus elementos que ha sido parte fundamental en su estado ruinoso.

A esto hay que añadir, que lo que deberían ser muros sólidos y fuertes, son sólo dos tabiques de medio pie entre los que solo hay aire, o peor, escombros o tierra. Los materiales empleados, además de escasos fueron de malísima calidad ya que el mortero empleado para colocar los ladrillos en su día, es de tan mala calidad que los mismos se pueden quitar sin esfuerzo con la mano. Por si esto fuera poco, el trabado de los diferentes muros y arcos no existe, por lo que cada elemento es independiente no habiendo trabazón entre muros y arcos ni entre los muros entre si, esto ha provocado el movimiento total del edificio que no admite otra solución que su derribo y nueva construcción, una solución totalmente inviable en la actualidad ya que el costo de estas obras estarían, según los técnicos, rondando el millón de euros (177 millones de pesetas).

De momento ya se ha desplomado la cúpula de la nave del coro que al caer sobre el mismo ha partido varias vigas y ha destrozado las balaustradas, la siguiente cúpula de la nave central está ya deformada y a punto de caer en cualquier momento, asi como un desplome de 9 cm en los muros de la esquina de la calle San Juan, junto a la torre.

Esta situación aconseja el derribo del templo desde los capiteles de las columnas de granito de su interior hacia arriba y de los muros laterales hasta la cornisa, pero de momento no se va a acometer el derribo, y se ha optado por la colocación de una ligera cubierta autoportante, bien metálica o de policarbonatos, para evitar que entre el agua en el interior y el edificio se hunda durante el invierno en su totalidad, máxime cuando aun se encuentran en su interior todos los retablos (sin imágenes) y cubiertos sólo con plásticos.

A continuación el Ecónomo diocesano, D. Manuel Alfonso Galán, se pronunció como responsable en ultima instancia de las finanzas de la diócesis, aunque dependiente del Consejo Económico, haciendo ver a los presentes que la situación era muy complicada y sólo con la colaboración de toda Arjona y la ayuda que pudiera darse desde el obispado, que adelantó que no serìa mucha en proporción a la envergadura de la obra. Dijo asimismo que de momento el obispado había pagado las obras de demolición del tejado, que suponían 44.000 euros, aunque adelantó que la parroquia debería asumir su parte.

Hubo un animado coloquio después, que en algunos momentos se calentó un poco, en el que intervinieron varias personas que preguntaron sobre aspectos técnicos y económicos.

Las conclusiones sacadas son; que de momento la obra es inviable por su montante económico, que no es urgente pues en Arjona existen tres templos más, y que sólo si Arjona entera hace suyo este proyecto, podremos ver de nuevo el templo levantado y abierto al culto.

Esperemos que en próximas reuniones y tras la presentación de las distintas opciones para su reconstrucción, se encuentren soluciones para dar un poco de luz en esta dificilísima situación por la que atraviesa este templo, que por ser la casa de nuestra patrona la Virgen de los Dolores, tantos sentimientos ha hecho aflorar de los corazones de todos los arjoneros que han visto como se derrumbaba junto con él parte de sus más emotivos recuerdo y parte de su vida pasada.

Seguiremos informando a medida que recibamos más noticias sobre nuestra iglesia.

fuente: portalarjonero.com